fbpx

Resolución aumenta la seguridad en la operación de camiones volcadores

movimentação de caçambas

Una nueva resolución del Consejo Nacional de Tráfico (Contran), la norma 563, que trata de seguridad en la operación de camiones volcadores, entró en vigor en enero. Ella establece la obligatoriedad de uso de dispositivos de seguridad que evitan el accionamiento involuntario de la toma de fuerza que eleva la caja del camión.

La comprobación del uso del dispositivo se realizará en la inspección para obtener el Certificado de Seguridad Vehicular (CSV). La nueva norma entró en vigor desde el 1 de enero de 2018, pero la aplicación de la medida fue postergada un año en función de la dificultad de adaptación de los camiones a la norma.

Mira a continuación toda la información necesaria para que conduzcas de acuerdo con esta nueva legislación.

Entiende el objetivo de la nueva norma

El objetivo de la norma es reducir el riesgo de accidentes con camiones que transitan con la caja levantada, como los que suelen suceder en túneles y pasarelas por cajas levantadas, causando terribles accidentes y perjuicios. Este tipo de accidentes es muy común en el transporte de carga, ya que algunos conductores no comprueban si la toma de fuerza está apagada y si la caja está en la posición antes de seguir el viaje.

Caçamba Basculante Graneleira Robustec

Las cajas suelen subir solas porque la toma de fuerza del cambio no es desconectada después del basculamiento, lo que hace que la caja suba lentamente mientras el camión se desplaza. Otra posibilidad es que la toma de fuerza sea accionada involuntariamente por el conductor. Además, algunos operadores de caja simplemente prefieren apagar la alarma.

Aprende cómo funcionan los dispositivos de seguridad

La norma 563 define tres dispositivos de seguridad enfocados en la toma de fuerza: primario, secundario y terciario. La toma de fuerza está acoplada al cambio y provee fuerza para que la bomba hidráulica gire y bascule la caja del camión.

El objetivo de los dispositivos de seguridad es evitar que el operador accione la toma de fuerza sin percibir y se choque contra pasarelas.

El dispositivo primario (tipo A) impide el accionamiento de la toma de fuerza y ​​consecuente elevación de la caja de forma involuntaria – por ejemplo, golpeando el botón sin querer. El accionamiento se hará solamente a partir de dos mandos o de un mando de dos etapas.

El dispositivo secundario (también tipo A) proporciona una alarma visual y sonora para alertar al operador sobre el accionamiento de la toma de fuerza. La alarma visual debe quedar a la altura del panel en el campo de visión del operador. La alarma emite un silbido constante que dura hasta que la toma de fuerza se apague.

Por otra parte, el dispositivo terciario (tipo B) es un sistema electrónico de control del accionamiento de la toma de fuerza que limita la velocidad del vehículo a 10 km/h si la toma de fuerza está conectada.

Los dos primeros dispositivos son más simples de instalar que el terciario, que es más complejo y debe venir de fábrica listo para ser habilitado en la implementadora. La norma determina el uso obligatorio de al menos dos dispositivos – no es obligatorio usar los tres al mismo tiempo.

Mira cómo adaptarse a la nueva norma

Camiones nuevos, fabricados a partir de Enero de 2017 ya están obligados a salir de fábrica con el sistema de seguridad. Además de mantener la alarma prendida, los conductores deben atentar para mantener estos dispositivos.

Los kits con los dispositivos ya están disponibles en el mercado y se pueden instalar en los talleres mecánicos. Sin embargo, muchos camioneros afirman no conseguir el licenciamiento en virtud de la falta del sistema en el mercado. Algunos conductores han protestado contra la medida, pues ella trae mayores costos para la categoría – el sensor cuesta, en promedio, de R$ 3 mil a R$ 5 mil (Agencia Brasil).

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *